Frente a las guerras absurdas que bañan de sangre el planeta, un encuentro diario para todos al medio dia , y así pedir juntos el don de la paz . Nacido durante la primera guerra del Golfo, el Time-out consiste en hacer un momento de silencio o de oración cada día a las 12:00 para pedir por la paz y recordar nuestro compromiso personal por construirla allí desde donde cada uno estamos.

"Unidos a millares de muchachos, jóvenes y adultos de todos los Países del mundo, pedimos la paz en cada nación de la tierra, en especial en ........(citar los Países en guerra) y en todos los lugares donde reina la violencia y la injusticia. Nos comprometemos a hacer nuestra la Regla de oro: "Haz a los otros lo que quisieras que te hicieran a tí" para llevar la paz allí donde vivimos y construir un mundo unido".